Economía

Harley-Davidson pisa el freno

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Harley-Davidson

La antológica marca de motocicletas estadounidense, Harley-Davidson, tiene problemas importantes a nivel comercial, dado que la demanda de sus modelos ha caído en el país de origen, mientras que los nuevos modelos no consiguen competir con el atractivo de la segunda mano.

En Estados Unidos, Harley-Davidson ha acusado en el segundo semestre de 2017 una caída de las ventas de un 9,3% en el terreno local, mientras que internacionalmente también hay un descenso, aunque mucho menor, del 2,5%. Pese a todo, los analistas creían que la pérdida iba a ser incluso mayor.

Como a muchas otras empresas, a Harley-Davidson le afectó directamente la crisis económica mundial. La diferencia con los coches es que no se está recuperando y, de hecho, podría empezar una nueva tendencia en negativo. Algunos estudios reflejan que en la próxima década Harley-Davidson seguirá reduciendo su nivel de ventas. Si sus acciones promocionales no lo evitan, obviamente.

La diferencia con la situación anterior es abismal. Antes de la crisis, hace 11 años, Harley-Davidson vendía un tercio más que ahora. Su techo lo tocó en 2006 con más de 360.000 motocicletas vendidas. El objetivo en 2017 es vender 244.000, cifra que ya es un 7% inferior a la de 2016.

Pero otros analistas consideran que los motivos económicos y la oferta de segunda mano no son la única razón. Al fin y al cabo, las Harley-Davidson desde 23.000 dólares no suponen un gasto muy superior al de los coches, que tienen modelos que se venden bastante bien a precios muy superiores.

Al parecer podría ser una crisis generacional lo que está motivando un interés menor en Harley-Davidson y sus modelos de motos. Con 115 años no es un problema reciente, pero sí podría ser el caso más grave hasta el momento.

La pregunta es cómo llegar a estas nuevas generaciones, que vinculan la Harley-Davidson a sus padres o abuelos, además de que no tienen todos el poder adquisitivo necesario para disfrutarlas.

Como es lógico y ha sucedido en otros sectores del motor, la solución pasa por una estrategia promocional vinculada a nuevos desarrollos más económicos. De momento Harley-Davidson ya ha iniciado este camino con modelos que parten de los 12.000 dólares, pero la marca tendrá que demostrar mayor fortaleza si no quiere seguir reduciendo plantilla.