Cultura

Ola de calor en Siberia

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (1 votos, promedio: 5,00 de 5)
Cargando…

ola de calor en Siberia

El norte de Siberia está sufriendo uno de los peores veranos de toda su historia y no es precisamente por el frío. La región sufre desde el pasado mes de junio una ola de calor que no parece tener fin y para la que las infraestructuras de esta gélida zona del mundo no están preparadas.

Durante el mes de junio se registraron varios días con una temperatura de hasta 40 grados centígrados, algo inusual en un territorio que está acostumbrado a estar medio año por debajo de los 0 grados.

El Centro Hidrometeorológico de Rusia ha identificado la temperatura media como la más alta en más de un siglo para Siberia, hasta 8 grados por encima de lo habitual. Lo peor de todo es que conforme el verano avanza la situación se recrudece.

Consecuencias directas de la ola de calor en Siberia

Los habitantes de Siberia saben cómo enfrentarse al frío, la nieve y el hielo casi mejor que nadie más en todo el mundo. Sin embargo, el calor es un enemigo desconocido para ellos. Esto y que las infraestructuras no sean obviamente las más adecuadas para esta temperatura, han motivado la sucesión de consecuencias directas derivadas de esta ola de calor.

Ha habido incendios, cortes de energía eléctrica, problemas en el transporte público o ahogamientos, por el interés de los habitantes en buscar en el agua un refugio ante el calor. Los incendios han llegado a notarse incluso en Canadá y Estados Unidos por la dificultad de contención.

Consecuencias en la Naturaleza por la ola de calor

Aunque las consecuencias directas son terribles para la población de Siberia, la Naturaleza es la que se lleva peor parte a largo plazo.

La ola de calor en Siberia está derritiendo hielo marino en la zona de Laptev y capas de suelo que han estado siempre congeladas. El calentamiento del mar afectará probablemente a la emisión de gases como dióxido de carbono y esto puede motivar a las condiciones meteorológicas, como ha sucedido en otras partes del mundo por efectos similares.

Por ese motivo, lo que más temen los expertos en climatología es que si bien la ola de calor está siendo terrible, lo peor llegue una vez desciendan las temperaturas.