Deportes

Los 3 grandes cambios que representa Aleksander Ceferin, nuevo presidente de la UEFA

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

Aleksander Ceferin

La UEFA ya tiene nuevo presidente, Aleksander Ceferin, de origen esloveno y con 48 años, toda una apuesta por la novedad, sobre todo por los grandes cambios que representa, pese a que en la práctica pocas transformaciones necesita la institución para funcionar.

Un candidato de fuera

Ceferin no forma parte del Comité Ejecutivo y es el primer presidente de la UEFA que es capaz de saltarse este “trámite”. También es algo lógico tras los sucesos acaecidos con los presidentes anteriores de UEFA, Michel Platini, así como de FIFA, Joseph Blatter, investigados por pagos de dudosa procedencia y finalidad.

Ante un entorno ciertamente “contaminado” tal y como muchos responsables de ambas organizaciones defendían ante los medios, se buscaba sangre nueva que no estuviera tan relacionada con las figuras directivas actuales de la organización.

Procedencia de país pequeño

Es el primer presidente que procede de Eslovenia, pero también el primero nacido en un país pequeño. Esto supone toda una novedad, cuando los presidentes anteriores han pertenecido siempre a países de gran importancia económica y deportiva sobre todo en el sector del fútbol.

Anteriormente los presidentes de la UEFA procedían de Francia, Alemania, Italia, Suecia, Suiza y Dinamarca. Al mismo tiempo los grupos dirigentes de la organización siempre han sido formados por miembros procedentes de estos países o similares como España e Inglaterra.

La llegada de Ceferin no sólo rompe esta tendencia histórica, sino que también supone un acercamiento a países más pequeños en futuras decisiones que tengan que acometerse en relación a eventos de UEFA.

¿Demasiado joven?

Los 48 años de Aleksander Ceferin indican una juventud considerable en comparación con los anteriores presidentes, pero más que por la edad del presidente actual, los miembros del Comité Ejecutivo de la UEFA están preocupados por una supuesta falta de experiencia, que le obligue a tomar malas decisiones en el futuro.

Como era de esperar, Ceferin se ha zafado de estas acusaciones al poco de ser nombrado presidente de la UEFA, argumentando como base su experiencia profesional en la abogacía y su capacidad para gestionar importantes sumas económicas.