Política

Las prestaciones por paternidad suben un 93,8%

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Prestaciones por paternidad

Desde el pasado 1 de enero de 2017, el permiso de paternidad fue ampliado al doble de lo que hasta el momento podía solicitarse, es decir que pasaba de 2 a 4 semanas. Este incremento, se ha visto repercutido en las prestaciones por paternidad que el Gobierno ha tenido que realizar a lo largo del año.

Un 93,8% más en prestaciones por paternidad en 2017

El pasado martes 30 de enero de 2018 el Ministerio de Empleo y Seguridad Social publicó los datos relativos a las prestaciones ofrecidas a lo largo de 2017 en concepto tanto de paternidad como de maternidad.

De ambos, destacó el incremento del relativo a paternidad, que ascendió hasta un 93,8% respecto al año 2016, obviamente por la modificación de la ley a principios de año.

No obstante, el importe sigue siendo mínimo en comparación al de maternidad. Ascendió concretamente hasta los 399,8 millones de euros.

Se reduce las prestaciones por maternidad

En contrapartida, las prestaciones por maternidad en 2017 sufrieron un descenso del 2,6%, alcanzando así los 1.519,1 millones de euros.

Obviamente supone la mayor partida presupuestaria de las prestaciones por dedicar tiempo a cuidar a los hijos. Pero el descenso de esta solicitud hace entrever que, en el caso de que los padres disfrutaran de un permiso aún mayor, dicha cantidad se elevaría aún más por su parte.

Una lectura limitada de los datos

Pese a que los incrementos y descensos de solicitudes pueden ofrecer una importante lectura, de cara a futuras modificaciones de la ley, sigue siendo algo limitada.

Dentro de estas cifras recopiladas todavía hay un gran número de ciudadanos que no están incluidos y, lo peor de todo, es que no se sabe cuántos son. Por esa razón, de las mujeres que solicitan la prestación, se desconoce cuántas son madres solteras y no tienen la opción de que sea el padre el que la pide.

Tampoco entra en el cómputo la distinción de aquellas personas que no cumplan los requisitos mínimos para la solicitud de la prestación o bien los ciudadanos que, por diferentes motivos, pueden no querer solicitarla.