Economía

La OPEP prevé un aumento de la demanda de crudo en 2018

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

refinería de petróleo

Muchos factores están actualmente frenando la producción de crudo. Según el último informe mensual publicado por la OPEP (Organización de Países Exportadores de Petróleo), la búsqueda de alternativas en energía, sobre todo por parte de los países más avanzados, el consecuente menor uso de combustibles fósiles y, en general, todas las acciones que se están poniendo en marcha para frenar el calentamiento global, parecen limitar la demanda existente, pero hay otros factores que la impulsan.

Un crecimiento del 1,7%

De hecho, se considera que la demanda de crudo va a seguir incrementándose en 2018 y que llegará a hacerlo en un 1,7% con respecto a 2017. Hay varios motivos para que este fenómeno se produzca, entre ellos el sector automovilístico, que se está acrecentando en la venta de nuevos vehículos desde Estados Unidos y China, además de también desde India.

Al mismo tiempo, se identifica un crecimiento económico global en casi todos los países, que motiva una necesidad mayor de combustibles fósiles. De igual manera, en los países industrializados se prevé que su desarrollo constante también impulse la demanda durante el presente año.

Con estos y otros factores secundarios, a corto plazo se establece que la producción de crudo va a seguir incrementándose.

Acuerdo de limitación de producción

Los países miembros de la OPEP se han comprometido a mantener su limitación en la producción, con el fin de que el precio del barril de crudo se mantenga. En todo caso, la demanda ascenderá desde los 97,01 millones de barriles diarios a los 98,6 millones, en el caso de que se cumplan estas perspectivas.

Deja incertidumbre lo que algunos países podrían hacer en cuanto a producción en los próximos meses. Es bastante probable que Estados Unidos, así como también Reino Unido y Canadá incrementen su producción para poder hacer frente a la competencia de la OPEP.

Si bien esto podría terminar afectando al precio del crudo, no se espera que los cambios sean notables. El precio del barril estimado se sitúa en 66,85 dólares y, a pesar de que diferentes factores, entre ellos el incremento de producción estadounidense, han reducido el precio a los 61,52 dólares hace unos días, debería volver a repuntar en pocas semanas.