Cultura

La NASA confirma el descubrimiento de un sistema solar con 7 planetas similares a la Tierra

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (No Ratings Yet)
Cargando…

En medio de una expectación mundial, previo anuncio de que se iba a realizar un comunicado de gran trascendencia dos horas antes, miembros responsables de la NASA explicaron a todos los espectadores y usuarios de la Tierra, que se había confirmado el descubrimiento de un nuevo sistema solar ubicado a 40 años luz de distancia.

Lo más importante en este descubrimiento radica en el también hallazgo de 7 exoplanetas similares a la Tierra, donde no se descarta la habitabilidad, es decir, que haya un entorno permisivo para la vida.

La enana roja Trappist-1

El sistema solar tiene como astro al que han denominado Trappist-1, alrededor del cual orbitan planetas similares a la Tierra, Marte y Venus, la mayoría de ellos montañosos. Se trata de una enana roja mucho más pequeña que el Sol, pero con una durabilidad mayor, ya que según teorías científicas, cuando el Sol se extinga Trappist-1 aún tendrá por delante 10 billones de años.

Un hallazgo histórico

El descubrimiento de enanas rojas con planetas cerca no es reciente, sin embargo sí es histórico el hecho de que estos planetas transiten frente a ella en el mismo plano. La diferencia a la hora de realizar una órbita completa está entre 1 día y medio el planeta más cercano y 12 días el más alejado.

Gracias a la disposición de los planetas, el tamaño y la distancia del astro y las características reconocidos en ellos, ahora será posible identificar en aquellos donde pueda existir atmósfera y reconocer los diferentes elementos que la componen.

Mucho trabajo por delante

La NASA y científicos de todo el mundo se encuentran en el punto de partida de nuevas investigaciones, sobre todo relacionadas con los hallazgos que se puedan producir en estos nuevos planetas.

Pero sobre todo, también en relación a cómo recorrer la distancia que nos separan, una de las mayores incógnitas para el ser humano. Los 40 años luz parecen demasiados, salvo que se les compare con la distancia real en base a la tecnología actual, que es de 300.000 años.