Política

Donald Trump presiona a Ford para cancelar una inversión millonaria en México

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Donald Trump ha basado toda su campaña electoral en polémicas consecutivas. Una de las más notorias ha sido la relacionada con levantar un muro en México que, según sus declaraciones, pagaría el propio gobierno mexicano.

Una vez conseguido ser elegido el próximo presidente de los Estados Unidos de América, el republicano ha continuado atacando los intereses de México en sus relaciones comerciales con el país.

Esta vez lo ha hecho a través de Twitter, acusando a General Motors de utilizar el territorio mexicano y sus ventajas fiscales para la producción de algunos de sus automóviles. Según Trumo en su escueto mensaje, estas empresas deberían pagar un arancel como sanción que minimizara sus beneficios transfronterizos.

La retirada de Ford de México

Aunque no ha sido acusada de ello en este tweet, ya hacía días que Trump acusaba de lo mismo a la fábrica estadounidense de automóviles, Ford. Por esa razón, la empresa ha decidido cancelar una inversión que ascendía hasta los 1.600 millones de dólares y que se basaba en la construcción del nuevo Ford Focus en San Luis de Potosí (México).

La cancelación de la inversión ha venido acompañada de una inversión en Michigan (Estados Unidos) de 700 millones de dólares, con el fin de seguir investigando en los coches eléctricos, así como la creación de cientos de puestos de trabajo para ello.

Ford ha reconocido que esto se trata de toda una muestra de confianza en Donald Trump, aunque obviamente la amenaza de una sanción que minimiza al 5% unos beneficios que eran antes del 35%, también hacen vislumbrar menos rentable invertir en este país.

Pese a todo, la retirada de la empresa no es definitiva, dado que Ford mantendrá la fabricación del nuevo Focus en la fábrica ya existente de Hermosillo (México). Se prevé que el número de unidades sea menor y no se plantea la creación de nuevos puestos de trabajo.

La economía de México se resiente

La falta de apoyo extranjero motiva cierta inquietud en los inversores que, además, están ante la constante inflación del peso mexicano, que dificultará aún más sus relaciones comerciales internacionales.