Política

Acusan a Donald Trump de un delito federal

1 Star2 Stars3 Stars4 Stars5 Stars (Ninguna valoración todavía)
Cargando…

Acusaciones contra Donald Trump

Michael Cohen, anterior abogado del presidente de los Estados Unidos, Donald Trump y hombre de confianza, ha acusado a su ex cliente de sobornos a mujeres con las que supuestamente mantuvo relaciones sexuales, a cambio de su discreción.

Estos hechos se habrían producido unos meses antes de la fecha oficial de las elecciones en el país, por lo que según parece se habría hecho buscando mejorar o preservar la imagen del entonces candidato en su campaña electoral. De ser así, el republicano habría cometido delito federal, según la ley estadounidense.

Trump acusa a Cohen de buscar un trato de favor

En la actualidad, Michael Cohen está siendo juzgado por 8 cargos, de los que 2 son precisamente los de financiación ilegal de la campaña y la sentencia máxima a la que se enfrenta sería de 65 años de cárcel.

Sin embargo, la confesión que sitúa al presidente de la nación en el punto de mira de la Justicia, rebajaría la pena de Cohen hasta los 5 años y medio.

Es por esta razón por la que Trump ha acusado públicamente a Cohen de estar buscando un trato a favor con estas declaraciones. Como es habitual en el republicano, este comunicado fue ofrecido a través de su cuenta oficial en Twitter.

¿Por qué es un delito federal este hecho de ser cierto?

La gravedad del asunto remite en que se trata de un delito federal, que podría derivar en un encausamiento judicial contra Donald Trump, quien de momento no ha desmentido de forma clara estas acciones.

La ley de financiación de campañas electorales establece las medidas necesarias para prevenir el uso ilícito de los fondos que tiene cada candidato. En el caso de que este dinero se hubiera utilizado, tal y como afirma Cohen, para silenciar a dos mujeres, la actriz de cine para adultos Stormy Daniels y la que fuera modelo de Playboy, Karen McDougal, supondría que Trump habría utilizado la financiación en esta acción para mejorar su imagen ante las elecciones.

Por tanto, se habría intentado “limpiar” su imagen para ganar más votos, aprovechando dinero de la campaña, lo que sitúa la acción plenamente en lo que se considera delito federal en Estados Unidos.